Dark Souls 3 es el mejor Souls para un novato

Dark Souls 3 es el mejor Souls para un novato

Antes de empezar, quiero dejar claro que este artículo está libre de spoilers de cualquier tipo que puedan desgraciaros la trama del juego. Sed libres para leerlo con calma.

Si todavía no has jugado a los anteriores, Dark Souls 3 es el mejor para ti.

La saga Dark Souls (no, no voy a hablaros de Demon’s Souls puesto que no lo he jugado) ha adquirido en los últimos años una popularidad enorme, pero todavía hay gente que no ha caído en los dulces y fuertes brazos de Miyazaki.

From Software ha sabido aprender de todos sus errores hasta el momento y ha mejorado en prácticamente todos los aspectos para que este último título sea el mejor jugablemente. Lejos quedan ya los ortopédicos controles que nos ofrecía Dark Souls (que servidor empezó a jugar con teclado y ratón y tuvo la suerte de sufrir una de las peores experiencias jugables que había tenido hasta el momento), ahora en esta nueva entrega sentimos el placer de unir el combate meditativo de la saga Souls con las partes de desenfreno que claramente son heredadas de Bloodborne.

Enemigo Dark Souls 3

Las mecánicas jugables que se implantaron en Dark Souls 2 también hacen presencia en este título,  permitiéndonos una mejor organización de todo nuestro inventario, un sistema de PvP mucho más pulido (GRACIAS A DIOS QUE YA NO HAY SOUL MEMORY) y la unión de un pseudo power-stance con el arma con truco que tenemos en Bloodborne.

La historia sigue estando oculta, y es lo que más te gustará. Si tienes paciencia.

Una cosa que me encanta de esta saga es que su historia no es narrada como en los otros juegos. Aquí cada elemento, cada escenario, cada objeto te cuenta parte de la historia y tú, como jugador, debes ir componiendo las piezas que forman este gran puzzle. Dark Souls 3 sigue con esta tónica, pero sin embargo se deja ver algo más que en las anteriores entregas. Desde un principio tenemos claro que los señores de la ceniza han abandonado sus tronos, y tú, un don nadie (o así empiezas) debes devolverlos allí.

Todo lo aprendido hasta la fecha con Dark Souls 1, 2 y Bloodborne hacen presencia en el título más ambicioso de From Software.

A pesar de que el argumento parece sencillo, a medida que vayas avanzando en el juego verás que no todo es lo que parece. No vamos a extendernos más en esto, no queremos aguaros la fiesta.

El diseño de niveles no es tan impresionante como en otras entregas, pero sigue estando a la altura.

Santuario de Enlace de Fuego

Santuario de Enlace de Fuego

La obra de Hidetaka Miyazaki siempre ha tenido una característica maravillosa, y es que todos los escenarios estaban perfectamente interconectados. En Dark Souls 3 parece que Miyazaki y From Software han optado por unir el primer título de la saga con Dark Souls 2, un mundo interconectado por el que podemos movernos con total libertad siempre y cuando tengamos la zona visitada.

Las hogueras desde un inicio nos permiten movernos por el resto del mapa sin dificultades, y a pesar de que estos mapas ya no ofrecen tantos recovecos y son algo más lineales, la verticalidad con la que juegan y la potencia de las nuevas tecnologías le han permitido crear escenarios que a la vista son más grandes y más impresionantes.

Como jugador, te darás cuenta de que no tienes mapa por ningún lado. Tranquilo, el mapa lo acabaras creando tú mismo. Recorrerás tantas veces las zonas (sí, por morir, lo has adivinado) que tu propia mente te acabará diciendo por donde ir y por donde ya has pasado.

Es difícil, pero no tanto.

Seguramente muchos te hayan dicho que la saga Souls es ‘difícil’ y que te va a sacar de tus casillas. No te han engañado. La saga Souls en general es muy exigente en tu primera toma de contacto. Los enemigos atacan con brutalidad, los jefes suelen ser bastante complicados y morir es parte de la mecánica y de la historia del juego. Sin embargo, en Dark Souls 3 se puede notar una bajada de la dificultad algo considerable si ya hemos jugado anteriores entregas, pero tranquilo, que un neófito como tu tendrá problemas. Y no pocos.

Ten en cuenta que a pesar de que Dark Souls 3 hereda parte del movimiento frenético de Bloodborne, usar escudo es lo más inteligente, por lo menos hasta que te acostumbres a las mecánicas de los enemigos/jefes y hayas superado el juego al menos una vez. Luego ya podrás ser el experto que tantas ganas tienes de ser.

Pero cuidado, hay matices

Sin lugar a dudas, Dark Souls 3 es un gran juego para empezar en la saga. Sin embargo, está diseñado para ser un juego continuista con la primera entrega a nivel de historia. Si realmente eres un jugador al que le interesa la trama del universo (en Dark Souls esto es IMPORTANTÍSIMO), mi recomendación sería que pasaras por la experiencia del Dark Souls original, te empaparas de su historia (hay miles de foros y Youtubers que hablan de ella) y luego decidieras lanzarte a por Dark Souls 3. El ‘choque’ que recibirás con cada sorpresa, guiño y demás que encontrarás en Dark Souls 3 te hará ver que es aún mejor juego.

Y esto es todo, querido Latente. No esperes más, resurge de tu tumba, y devuelve a los Señores de la Ceniza a sus tronos.

Los tronos están presentes siempre ante nosotros para que no se olvide nuestro cometido.

Latente, los Señores de la Ceniza aguardan.

Dejar una respuestas

comment-avatar

*