Videojuegos, cuando dejaron de ser juguetes

Videojuegos, cuando dejaron de ser juguetes

Videojuegos, cuando dejaron de ser juguetes

Hablando de su libro de videojuegos, hace algún tiempo el señor Robbie Bach, expresidente de la división de entretenimiento de Microsoft, es decir, la persona que estuvo al cargo del desarrollo de Xbox y Xbox360, afirmaba que “Nintendo era una compañía de juguetes”, es decir, que consideraba la videoconsola de la gran N como un entretenimiento simple y básico del que disfrutaban los más pequeños ¿Qué son entonces Xbox y Play Station?

Los juguetes y videojuegos han compartido vida desde hace ya más de 20 años. Es increíble ver como los segundos han ido poco a poco sustituyendo a los primeros y más tras esta enorme masificación que vivimos hoy día, pero, si no son juguetes ¿Por qué los niños tienden a dedicarles más tiempo?

Un poco de historia.

Sin querer centrarme mucho en las declaraciones de Robbie Bach y usarlo sólo como punto de partida para exponer el tema del título, si que me veo en la necesidad de buscar comprensión a su afirmación algo que, simplemente, remontándonos unos años atrás podemos llegar a entender. El primer presidente de la compañía nipona, Fusajiro Yamauchi, comenzó diseñando y produciendo barajas de cartas, en un primer momento japonesas y posteriormente importando el modelo occidental a Japón. A partir de ahí la empresa evolucionó en el desarrollo de productos para el ocio terminando por centrarse en los referentes a niños: Pistolas láser, brazos extensibles… El entretenimiento digital creció, aparecieron nuevas demandas por parte de los consumidores y así nacieron las Game&Watch, GameBoy o Nintendo NES.

Bajo este prisma puede ser que Nintendo haya tenido una orientación un tanto mundana sobre sus consolas, más si atendemos a los títulos que pueblan la máquina: Capitan Toad, Animal Crossing o Yoshis Woolly World. Pero no podemos olvidar una de las cosas más importantes y que la alejan completamente de esta afirmación: Ser la compañía que salvó a la industria en los 80 con la creación de Super Mario y por lo tanto la que acercó al público más general la existencia de un personaje con sus propios objetivos y superobjetivos, algo que, aunque ya se había hecho con anterioridad, no era conocido para el gran público que seguía viendo a los videojuegos como “Mata Marcianos” o “Tetris”.

Ciertos títulos o géneros de videojuegos rozan más con la literatura o el cine.

Capitan Toad, juego infantil de Nintendo.

Las tramas en los videojuegos.

Aunque ya lo he dicho antes, existieron juegos de mayor antigüedad a la de Super Mario con protagonistas, pero fue este quien lo hizo comercial y por lo tanto presente para muchas más personas ¿Qué significa esto? Que las historias y la evolución de las tramas habían llegado a los videojuegos comerciales.

Normalmente los niños cuando juegan se basan plenamente en su experiencia, intentan imitar lo que ya conocen o inventan historias nuevas ambientadas en el universo del juguete en cuestión: Un Action-Man intentará salvar al mundo, rescatar al presidente o simplemente volar a sus enemigos a golpe de M67 porque sí, es algo intrínseco a la hombría que desprende pero que nace del imaginario del niño o las películas de Chuck Norris que haya visto. En los videojuegos, aunque algunos si te permiten crear tu historia, es algo distinto. Ciertos títulos o géneros rozan más con la literatura o el cine que con los juguetes infantiles, desarrollan historias propias, evolucionan a sus personajes y nos ofrecen un desenlace a la trama, es decir, nos cuentan algo.

Desde Super Mario hasta The Last of Us, muchos son los videojuegos que intentan hacer esto, transmitirnos historias, emociones y empatía. Esto se lo debemos a dos géneros claros, los videojuegos de rol y las aventuras gráficas. Los primeros intentando trasladar el clásico juego de tablero a una videoconsola y los segundos las historias de novelas y cinematográficas. Este carácter cambia por completo la idea de “juguete” o de entretenimiento vacío para convertirse en objeto cultural que logra en muchas ocasiones enriquecerte, aunque sea un mínimo, tanto personal como intelectualmente.

Concept Art de Ellie en The Last of Us

¿Por qué jugamos a videojuegos?

Como expone Darkxemnas en el vídeo, existen bastantes factores que pueden llevar a una persona a jugar a videojuegos: vivir experiencias, aislarse del mundo, entretenerse en sus ratos libres, divertirse con los amigos, etc. Pero no todos ellos son algo adherido a los juguetes, el videojuego ha logrado ir más allá, conseguir que seamos nosotros los protagonistas de multitud de historias, que podamos decidir en ciertos momentos como afrontar peligros o situaciones y sobre todo, a diferencia del cine, construir nuestra propia aventura más como soñadores que como simples usuarios de un juguete.

 

Dejar una respuestas

comment-avatar

*