La opinión: ¿Pudo Wii U haber sido una consola exitosa?

La opinión: ¿Pudo Wii U haber sido una consola exitosa?

Spartex colabora con Bits In Games con este pedazo de artículo :).

Por todos es sabido que la sobremesa de Nintendo no atraviesa su mejor momento. Hay quien dice que es un concepto fallido desde sus inicios y culpan a su mando de su escaso éxito comercial. Yo no lo veo así, creo que el Gamepad es el menor de los problemas de la consola, al fin y al cabo tiene un montón de funciones enriquecedoras para cualquier jugador (Off-TV, Control Remoto TV, micrófono integrado…). Se me ocurren 5 causas mucho más importantes que, de haber sido solventadas a tiempo, estoy seguro de que a día de hoy el sistema tendría instalada una base de 30 ó 40 millones de unidades en todo el mundo, en lugar de los 10 que ha cosechado en 2 años y medio.


 

1. Pérdida de juegos multiplataforma

Ante el panorama del desierto de multis que atraviesa Wii U, resulta muy extraño remontarse 2 años atrás y recordar un tiempo en el que la consola contó con decenas de ellos. Todos, usuarios y compañías, se pensaron que Wii U iba a repetir el pelotazo de su predecesora por arrastrar un nombre similar, así que el apoyo en sus inicios fue masivo. Y es que el lanzamiento de esta consola es recordado como uno de los mejores de la historia, con exclusivos de gran calidad como New Super Mario Bros U y Zombi U, pero también con versiones ampliadas o mejoradas de los juegos multiplataforma más recientes como Darksiders 2, Mass Effect 3 Edición Especial, Batman Arkham City: Armoured Edition, Tekken Tag Tournament 2 o Need for Speed Most Wanted, entre otros.

Cuando las cosas se hacen bien…

El bienestar de Nintendo no duró demasiado al descubrir que el nombre elegido para la consola había sido en realidad un grave error que confundía al usuario en lugar de motivarlo. Tras un lanzamiento con grandes cifras impulsadas por la navidad, a partir de enero de 2013 las ventas de la consola empezaron a caer en picado y se desplomaron. Las Third Party no dieron una segunda oportunidad al sistema y empezaron a abandonar el barco a una velocidad vertiginosa. A fecha de 2015, los juegos multiplataforma que se lanzan para Wii U anualmente se pueden contar con los dedos de una mano.

 

2. Las jugarretas de las Third Party

Ante esa situación, algunas compañías tampoco ayudaron con sus políticas rastreras. Rebellion Developments lanzó en mayo de 2013 la versión para Wii U de Sniper Elite V2 capada de multijugador online. Warner hizo lo propio en octubre con Batman Arkham Origins, además de eliminarle incomprensiblemente todas las funciones nativas del Gamepad que Rocksteady había logrado en la Armoured Edition de Arkham City.

EA le puso la cruz a la consola y no volvió a lanzar nunca más sus sagas deportivas anuales, importantísimas para hacer crecer el ritmo de ventas de cualquier sistema. Ubisoft retrasó Watch Dogs en Wii U y lo lanzó 6 meses más tarde que el resto de versiones, cuando los usuarios ya solo lo recordaban por su downgrade, y recientemente Slightly Mad Studios ha repetido la jugada con Project Cars, que después de declarar que la versión de Wii U se veía espectacular, ahora ni tiene fecha ni se le espera. Problemas de framerate, según dicen…

Y cuando las cosas se hacen mal

¿Y qué me decís de Rayman Legends? Ubisoft no solo le rompió una exclusividad tan importante a Nintendo, sino que en lugar de lanzar la versión de Wii U cuando ya estaba terminada en febrero de 2013, tuvieron la brillante idea de retrasarla otros 6 meses para que saliese a la vez que las otras versiones en septiembre.

¿Y Resident Evil Revelations 2? Capcom utilizó el éxito de ventas que es Nintendo 3DS como escaparate para impulsar esta subsaga, para más tarde lanzarla en todas las consolas de sobremesa. La segunda parte vio la luz en todas las consolas (incluso PS Vita) excluyendo a las de Nintendo sin ninguna explicación.

Como vemos, no son pocas las puñaladas que recibió Nintendo por todos lados por compañías que flaco favor le hicieron a su sobremesa. Al fin y al cabo, ¿quién se compraría una Wii U para jugar a los multis con retraso, con recortes y en muchos casos sin pulir?

 

3. Márketing nulo

Pero no todo va a ser echar balones fuera, ¿verdad? Y es que la principal culpable de esa situación fue la propia Nintendo. Al fin y al cabo, ¿por qué habrían de apoyar las Third Party un hardware al que ni ellos mismos dieron soporte publicitario? Seamos realistas: si Nintendo quiere vender un producto, LO VENDE. El caso más reciente es Splatoon. Si bien a priori parece un juego de pequeña factura, el bombardeo constante de información antes de su lanzamiento, los torneos y los eventos temáticos lo han llevado a vender 1 millón de unidades en menos de un mes, una auténtica barbaridad para una nueva licencia exclusiva de un hardware con tan pocas unidades colocadas en el mundo.

Ahora hagamos un poco de ejercicio de memoria. Entre los años 2006 y 2011, los spots publicitarios de Nintendo Wii fueron una constante en las principales cadenas de televisión de todo el mundo. En su mayoría lamentables para el jugador tradicional, sí, pero eficaces, y eso es algo irrefutable respaldado por los 100 millones de Wii vendidas en todo el mundo. Pero llegamos a 2012 y de repente… ¡PUM! el márketing y los spots publicitarios de Wii U desaparecen como por arte de magia, si es que alguna vez llegaron a existir.

 

4. Desequilibrio entre apoyo portátil y sobremesa

No me cabe ninguna duda de que si una compañía puede autoabastecer sus dos consolas al mismo tiempo, esa es Nintendo, y aún así con grandes dificultades (y es que los recursos de Nintendo tampoco son ilimitados). Estas pasan por una serie de decisiones que se podrían cuestionar, y es que parece que Nintendo no ha conseguido dar con la tecla para hidratar los catálogos de Nintendo 3DS y Wii U de forma regular.

Por ejemplo, hemos visto cómo la portátil le ha robado por primera vez la saga Paper Mario a su sobremesa generacional. Tras un increíble Fire Emblem: Awakening, todos nos esperábamos que el siguiente título de la saga fuese a parar a Wii U, como casi todas las sobremesa de Nintendo han contado con al menos uno o varios juegos de esta saga. Incomprensiblemente, el nuevo Fire Emblem: Fates repetirá en Nintendo 3DS.

También podemos encontrar casos a la inversa, como Kirby and the Rainbow Curse, saga nativa de Nintendo DS que en lugar de sucederse en 3DS decidió dar el salto al Gamepad de Wii U, haciendo imposible controlar las dos pantallas al mismo tiempo y que gráficamente no explote las capacidades del hardware.

¿Decisiones acertadas o erróneas? Nunca lo sabremos…

5. El dilema del precio

Este es un tema complicado. Vamos a partir de la premisa de que una sobremesa no debería devaluarse nunca hasta el punto de costar menos que su portátil, así que Wii U no podría bajar actualmente de la barrera de los 199 dólares/euros que cuesta New Nintendo 3DS XL.

Recordemos además que el PVP del Pack Premium fue de 349 y ya se vio rebajado en 2014 hasta los 299, y también hay que tener en cuenta que Nintendo ha estado ganando dinero desde la primera Wii U vendida.

¿Bajar el precio? ¡Please Understand!

Así pues, desde el punto de vista empresarial, Nintendo está en una posición muy cómoda ganando dinero con todos sus hardware (Amiibo incluidos), por lo que no necesitan reducir más el precio aunque eso suponga vender menos unidades. Desde el punto de vista del usuario, vender pocas unidades implica pérdida de apoyo Third (y por tanto, menos cantidad de juegos) y un grave acortamiento de la vida útil del sistema (parecido a lo que le pasó a Dreamcast).

Dicho todo, ¿cuál sería el precio justo para Wii U? ¿Rebajarla hasta los 249 euros sería suficiente para motivar a los usuarios? ¿229, quizá? Si algo es seguro es que Nintendo necesita esa rebaja al menos para satisfacer a los usuarios hasta el final del ciclo de vida de la máquina. Y que después de casi 3 años, con el abaratamiento de costes de producción, creo yo que se la podrán permitir, oiga.


Al final, de todo esto saco dos conclusiones:

 · No me cabe la menor duda de que dentro de unos cinco años Wii U será una de las consolas más postureadas de la historia junto a Dreamcast y Gamecube. Una de esas máquinas que nadie en su día tuvo pero que hoy todos hablan maravillas de ellas.

· Wii U no será la consola más vendida de la historia, pero sí ha sido una consola muy especial para los que apostaron por ella desde el principio. No tiene un catálogo extenso, pero sí mantiene un nivel de calidad muy alto en todos sus juegos, con un catálogo que se diferencia totalmente del resto y que se compone en un 90% de juegos exclusivos. Esto quiere decir que si se quiere jugar a esos juegos, o se juegan en Wii U, o NO SE JUEGAN. Pero una imagen dice más que mil palabras, ¿no?

¿Pero no decían que Wii U no tenía juegos?

Y el que todos más esperamos…

Dejar una respuestas

comment-avatar

*